En general los niños deben realizar su primera visita al ortodoncista a los 8 años de edad, en ese momento el profesional evaluará la necesidad de iniciar un tratamiento para evitar futuras complicaciones, esto se define como primera fase de tratamiento de ortodoncia. En otras ocasiones el profesional puede determinar esperar unos años más para colocar la aparatología y así realizar un tratamiento de segunda fase de tratamiento de ortodoncia (cuando el niño tiene la mayoría de sus dientes permanentes en boca).

Es importante aclarar que un niño que presenta hábitos orales como succión digital (chupa dedo), respiración oral, deben realizar su primera visita a los 6 años de edad, con el fin de eliminar estos hábitos que producen alteraciones en los dientes (dientes volados o salidos), en los labios y perfil del niño y en el crecimiento de sus maxilares generando mal oclusiones severas en la edad adulta.